jueves, 26 de junio de 2014

LA RUEDA DEL MISTERIO: LOS GRANDES VIAJES DE LOS EGIPCIOS




El Antiguo Egipto es, sin lugar a dudas, uno de los periodos más fascinantes de la historia; un momento del pasado del que parecemos dispuestos a creernos todo, salvo quizá lo más básico y comprensible.
Hablamos en este caso de los viajes por mar de los mismos que fueron capaces de erigir la Gran Pirámide o la Esfinge, y que, a tenor de las últimas investigaciones, fueron más habituales y numerosos de lo que creíamos hasta la fecha.
Así, al menos, lo considera el investigador Luis González, quien, junto a Jesús Pertierra y Marcus Polvoranca, habla esta semana sobre el tema en una nueva entrega del programa La rueda del misterio.





martes, 24 de junio de 2014

LA LEYENDA DEL CRISTO DE LA LUZ Y LAS BOMBILLAS IMPOSIBLES




Cuentan las crónicas que acababa de producirse la toma de Toledo, y que el rey Alfonso VI había decidido acceder al centro de la ciudad por el camino menos lógico, dando un pequeño rodeo tras cruzar la puerta de Bisagra. Aseguran que, al poco de cruzar otra de esas puertas, la de Valmardón, su caballo se detuvo en seco e, hincándose de rodillas, se negó en rotundo a avanzar más.

La mezquita del Cristo de la Luz, en Toledo, el lugar en que se encontró ese
misterioso objeto.

El animal se había detenido frente a la fachada de una pequeña mezquita, y algunos miembros del séquito quisieron ver en aquello alguna especie de mensaje divino. Tras excavar en el templo, dicen que los hombres del rey hallaron una sala que había permanecido tapiada durante siglos, y que contenía un crucifijo… ¡y una lámpara que había permanecido encendida todo ese larguísimo periodo de tiempo, desde tiempos del rey don Rodrigo y la toma de la Península por las tropas musulmanas!
De primeras, el relato hace dibujar al lector una sonrisa condescendiente, y pensar que no es más que lo que aparenta: una fábula milagrera, de imaginación y superchería nada más.
Una más de tantas como se forjaron en la Reconquista, para dar más legitimidad a los cristianos frente al enemigo musulmán.
Y sin embargo, hay por ahí otras leyendas, mucho más recientes, que merecen ser traídas a colación, mencionadas sólo por el gusto de especular, y hacer que esa sonrisa condescendiente pase a un arrugar el ceño reflexivo, curioso e intrigado.
Como por ejemplo, la de la pila de Bagdad, que ya comentamos por aquí, y que según algunos demuestra la existencia en el pasado de electricidad, o formas, al menos, de acumularla. O la de esa enorme bombilla que aparece reflejada en un bajorrelieve egipcio (ver ilustración) y que explicaría la manera de trabajar de los egipcios en el interior de las pirámides, sin que hayan quedado señales de fuego ni nada parecido en las paredes de esos túneles inescrutables, silenciosos y oscuros.
¿Quién nos dice que no son evidencias, o pistas, de una tecnología increíble del pasado? ¿Quién que no entonces, como ahora, se mantuvieran en secreto determinadas maravillas comprometedoras, ocultas al común de los mortales?

¿Es este bajorrelieve la prueba de que los antiguos egipcios conocían
la electricidad?

Si rizamos aún más el rizo, no debemos olvidar que Toledo fue, en el pasado, la ciudad de la magia. El Área 51, para entendernos mejor, del medievo y aún más atrás. Un lugar de concentración de sabios, magos, astrónomos, alquimistas, y quién sabe de qué otros expertos. ¿Quién puede asegurar saber todo lo que pasó tras los muros de sus casas, en esos sótanos, en esas cuevas?

La sonrisa, probablemente, haya vuelto de nuevo al rostro del lector. No le culparemos por ello, es normal. Sólo le advertiremos de que la historia del saber está llena de anécdotas en torno a leyendas que, tras un largo periplo de burlas y descreimientos, resultaron ser ciertas…

miércoles, 18 de junio de 2014

LA RUEDA DEL MISTERIO: CONTRABANDO Y DESTRUCCIÓN DE OBRAS DE ARTE



El Arte es la expresión más refinada de la sensibilidad humana. Es una forma de identidad, también, y, en el caso del arte antiguo, un modo de transmisión de cultura y conocimiento. Ha ocurrido a lo largo de la historia, y también en los últimos tiempos, que los conflictos bélicos acaban convirtiéndose en el peor enemigo de las obras de arte. Las mafias, por ejemplo, aprovechan el caos para hacerse con objetos preciosos que albergan los museos de las zonas de conflicto, para venderlo a coleccionistas sin escrúpulos ni moral. Otras veces, es la brutalidad y desinterés de los combatientes los que acaban poniendo en peligro o destruyendo directamente estas obras.
Este interesante tema es tratado en el último programa de La rueda del misterio, conducido y realizado por Jesús Pertierra, de la mano de Sandra Barroso, historiadora del Arte, y con la colaboración de José Herradón y Marcus Polvoranca.



viernes, 13 de junio de 2014

LA RUEDA DEL MISTERIO: APARICIONES MARIANAS


Las apariciones marianas son un fenómeno antiguo, bastante más, incluso, que el propio culto a la Virgen. Para rastrear sus orígenes debe uno remontarse a lo más profundo de la historia universal; irse, al menos, a ese período ancestral en que los hombres comenzaron a mover piedras de tamaño ciclópeo, y a tallar las primeras imágenes de esas diosas que hoy se exponen en los museos, y que nos parecen (con razón) cargadas de enigmas y misterios que no alcanzamos del todo a comprender.
La fascinación por este asunto es lo que ha llevado al investigador Marcelino Requejo a escribir su último libro, Apariciones marianas, del que habla en la última entrega de La rueda del misterio, en una entrevista conducida por Jesús Pertierra y que cuenta con la colaboración de Antonio Tomás, José Herradón, Gustavo Cía y Marcus Polvoranca.




miércoles, 11 de junio de 2014

TIM SEVERIN Y EL LEGENDARIO VIAJE DE SAN BRANDÁN




No es la primera vez que hablamos aquí de San Brandán, el mítico monje navegante irlandés cuya epopeya a lo largo del Atlántico Norte lleva cautivando la mente de los soñadores desde la alta Edad Media. Tampoco es la primera vez (ni la última, eso es seguro) que hablamos de Cristóbal Colón, y de los navegantes que se disputan con él el haber sido los primeros en llegar al Nuevo Mundo.

El mítico viaje de San Brandán estaba repleto de hechos fabulosos que Tim Severin
lograría explicar con sus experiencias.

Y es que en la navegación de los antiguos parece estar una de las principales claves de nuestro pasado, además de misterios increíbles, excitantes, de esos que pueden llegar a obsesionar a cualquiera.
Ése, quizá, fue el caso de Tim Severin. Este marinero escocés adicto a la aventura, decidía en 1976 emprender una aventura con la que demostrar que la leyenda de San Brandán podía tener algo de cierto.
Para ello, se construyó una nave como la que describen las crónicas que utilizó el monje. Una currach, barca tradicional irlandesa fabricada con piel de buey.
Al parecer, este tipo de construcción tenía una flexibilidad que la convertía en una embarcación mucho más resistente de lo que se creía en el frío Atlántico, capaz de soportar el oleaje o adaptarse a otros inconvenientes que podían surgir en una travesía de estas características.
Nada más partir del condado de Kerry, al oeste de Irlanda, se da cuenta de que una de las claves de la crónica de San Brandán podría tener explicación precisamente en la forma de la embarcación: de formas suaves, y redondeadas, parece atraer a todo tipo de animales marinos, que se acercan a ella en masa. También las ballenas, protagonistas de un episodio de la leyenda.
Luego, tendría posibilidad de llegar hasta las islas Feroes, y más al norte, a Islandia.

El currach utilizado por Tim Severin trataba de ajustarse lo más
posible al utilizado, según las crónicas, por el monje navegante

Aunque la crónica es una crónica fantástica, llena de alusiones a seres imposibles y ficticios, sí que encuentra Severin motivos para creer que pudieran haber tenido algo que ver con lo que el monje vio en realidad. Habla de columnas de cristal, por ejemplo, o de gigantes que lanzaban piedras y bolas de fuego, elementos que, sin demasiada imaginación, pueden relacionarse con icebergs que andan a la deriva por aquellas latitudes, o, en el segundo caso, con los volcanes de Islandia que están en actividad permanente.

La “Brandan”, que así se llamaba la embarcación de Severin, alcanzó por fin Terranova  en 1977, algo más de un año después de la partida. Su gesta se sumaba así a la de locos que, como Thor Heyerdahl, daban un manotazo en las narices a los “cuerdos” que, con tan inexplicable empeño llevaban cientos de años negando que el hombre antiguo era incapaz de manejarse con soltura en los océanos. Era una prueba más, también, de que Colón no había sido el primero, y otro argumento más para plantearse una revisión de ese pasado nebuloso lleno de incertidumbres y “leyendas”... 

miércoles, 4 de junio de 2014

LA RUEDA DEL MISTERIO: OVNIS, CASO ABIERTO



Todos los investigadores coinciden en afirmar que quien niega el fenómeno OVNI lo hace, o bien con el ánimo de desinformar, o bien porque carece de información suficiente. Los casos, aseguran, son numerosos y no dejan de producirse constantemente.
Es, desde luego, un fenómeno apasionante, que lleva ya varias generaciones ofreciendo historias maravillosas y teorías que obligan al hombre a reciclarse constantemente. ¿Qué son realmente esos fenómenos vistos por los testigos? ¿Cuáles son las últimas hipótesis? ¿Cómo puede el hombre actual, tan saturado de información y desinformación, abordar este misterio moderno?
Xavier Soler ofrece su interesante y autorizado punto de vista en una entrevista realizada por Jesús Pertierra, con la colaboración de José López Gallar y Marcus Polvoranca.



lunes, 2 de junio de 2014

DAVID ICKE Y LA CONSPIRACIÓN DE LOS REPTILIANOS

David Icke es un periodista/presentador de televisión británico, que un día decidió convertirse en profeta. Anunció al mundo ser un elegido de Dios, durante una entrevista, y comenzó a publicar libros y dar conferencias para explicar su "nueva" teoría en torno a cómo se rige el mundo.

¿Quién es realmente David Icke, el moderno divulgador
de la extraña teoría de los reptilianos?

Es un conspiranoico, dicen algunos; un líder oculto de la extrema derecha, dicen otros. 
Lo único que se sabe a ciencia cierta sobre él es que debe de tener una cuenta corriente muy abultada, a tenor de los precios que cobra por persona en sus charlas.
Resulta difícil saber qué pasa por la mente de sujetos como Icke, que dan cuenta, con pasmosa lucidez, de teorías tan extrañas como la de los reptilianos.
Su idea es que nos gobiernan seres de otros planetas –esto no es nada nuevo–, asegurando que personajes como la reina de Inglaterra, o algunos mandamases del gobierno de EE.UU., por ejemplo, son miembros de esa raza emparentada con los lagartos.
Y habla de los Illuminati, y del Nuevo Orden Mundial, y de teorías de la conspiración que, sin ir tan lejos en la galaxia, tienen un punto de verdad inquietante.
¿Quién puede resistirse a no pensar en un gobierno mundial en la sombra, que controla los procesos que se llevan a cabo en lugares como África, o Sudamérica? ¿Quién es capaz de decir que lo de Irak fue, como dijeron algunos líderes sin moral, un simple error, un fallo de los servicios secretos a la hora de calibrar el peligro de aquel país, “casualmente” uno de los mayores productores de petróleo, como Nigeria?
Otra cosa, decimos, es que los que cometen estas fechorías, y buscan la esclavitud de la Humanidad –véanse las reformas labores llevadas a cabo en España, por poner un ejemplo– tengan un ADN modificado, en el pasado remoto, por seres llegados de otros mundos.

¿Está el Nuevo Orden Mundial detrás de la tarea divulgadora de Icke, o es sólo un invento,
como dicen algunos, de locos de extrema derecha empachados de New Age?

Icke, puede ser, como dicen algunos, un desinformador. Mosquea mucho cuando locos o farsantes de toda índole reciben el apoyo de los grandes grupos de comunicación, editoriales y demás. Mosquea que reciban tanta atención de los medios, esos medios que, sin pudor alguno, callan otras cosas más relevantes, pero más peligrosas para ese “Nuevo Orden”, que con tanta intensidad desprestigian constantemente.
Puede que no sea más que un loco, un aficionado a la ciencia ficción que ha ido un poco más lejos.
Sólo esperemos que –como sospechamos frecuentemente–, su presencia en las conciencias no anule el deseo de informarse, reflexionar y actuar, y sus barbaridades –creemos que, en general, lo son– muevan algo más que la fe en sus palabras de quienes le siguen fervorosamente, o la simple carcajada de sus detractores.