martes, 21 de octubre de 2014

EL TRIÁNGULO DE LAS LUCES MISTERIOSAS


La potente industria cultural de EE.UU. nos ha hecho conocer el medio oeste americano como si de nuestra propia tierra se tratara. Nadie que viva en este mundo occidental puede escapar de conocer vivamente su folklore, sus leyendas y tradiciones, y de compartir –si es, como nosotros, aficionado al buen misterio– el gusto por ciertos elementos característicos de sus historias de fantasmas.


Las "Spook Lights", o luces fantasmales, son un fenómeno muy arraigado
en el folklore de EE.UU. ¿Podría ser el fenómeno que, desde hace casi doscientos años,
se registra entre los estados de Oklahoma, Missouri y Kansas?

Hablamos de pueblecitos situados en lo más profundo de aquellas llanuras plagadas de sembrados; casas y granjas aisladas entre maizales, suaves colinas, comunicadas por caminos solitarios y carreteras por las que apenas, de noche, cruza algún despistado vehículo.
Es el escenario de las novelas de Stephen King, de los relatos de terror adolescente que se forjaron en la década de los cincuenta, y que parecen cobrar realidad en un punto situado entre los estados de Oklahoma, Missouri y Kansas.
Se trata del Triángulo de las Luces Misteriosas –libre traducción del conocido allí como The Spooksville Triangle– , un lugar en el que durante casi doscientos años llevan registrándose avistamientos de unas extrañas luces de forma esférica que flotan por el aire, y cuyo origen no ha podido ser todavía aclarado.
La más famosa de ellas es la que se aparece en un lugar conocido ya como el Camino del Diablo, en Missouri, pero hay otras. En cuanto a las explicaciones, los expertos siguen devanándose la cabeza tratando de hallarlas en fenómenos naturales como el popular “gas de los pantanos” o el brillo de ciertos minerales que puedan rodear las minas que son abundantes en esta zona. También se ha hablado de fenómenos eléctricos o incluso que las luces podrían ser el efecto de los movimientos de tierras, pero ninguna de estas teorías ha logrado aclarar el misterio. Incluso el ejército, de la mano de su cuerpo de ingenieros, estudió el fenómeno, y la única conclusión que halló fue que el fenómeno era, como todos ya sabían, inexplicable.


El fenómeno natural conocido como "gas de los pantanos" ha sido una de las explicaciones
al fenómeno de las luces fantasmales, aunque no explica del todo
su extraño comportamiento y naturaleza

Dicen los escépticos que todo podría estar originado en la confusión de los testigos, y que las luces vistas a lo lejos –de algún coche, u otro vehículo– justificaría el fenómeno. Pero quienes han presenciado la aparición de las luces aseguran que aquello no es de este mundo. Que la luz se aparece a lo lejos pero en pocos segundos se desplaza hasta ellos, y que al pasar a su lado desprende cierto calor…
En Oklahoma se achaca el fenómeno al espíritu de una mujer que busca a su hija perdida desde finales del s. XIX. En otros lugares se habla de leyendas indias, OVNIS, y todo lo que tantísimas veces hemos leído en libros, o visto en series, o películas en cine y televisión.
Si nos preguntan nuestra opinión, diremos lo que solemos decir siempre: desde donde escribimos estas líneas, en plena mañana soleada y en la seguridad de nuestra oficina, todo parece una patraña… pero no nos gustaría nada poner a prueba esta idea en el lugar de los hechos, caminando bajo una noche fría, sin luna, por esos caminos solitarios donde dicen que la luz, la luz fantasma, surge de repente y sin avisar “como salida de la nada…”