viernes, 12 de agosto de 2016

LECTURAS IMPRESCINDIBLES (V): DIOSES, TUMBAS Y SABIOS, de C.W. Ceram


por Marcus Polvoranca

No siempre es suficiente, pero supone un gran empujón para un libro el haber sido escrito con pasión. Es algo que enseguida nota el lector, y que si va acompañado de talento, de un tema interesante que consiga atraparnos, forma un cocktail explosivo que impedirá que de ninguna manera abandonemos la lectura hasta haber devorado, también con pasión, hasta la última de sus páginas.

Así ocurre con esta maravillosa obra que nos habla, con absoluta pasión, de los hallazgos que en su momento revolucionaron su tiempo y abrieron para occidente los misterios de Egipto, de la Antigua Grecia, de las civilizaciones mesoamericanas y de las llanuras mesopotámicas. Un libro que sumerge al lector en las peripecias novelescas de Howard Carter, el descubridor de la tumba de Tutankamón, del hallazgo de las claves para desentrañar los jeroglíficos, de la pasión del amateur Schliemann y su empeño heroico por descubrir Troya, así como de los misterios en torno a las ciudades abandonadas por Mayas y los habitantes

viernes, 5 de agosto de 2016

LECTURAS IMPRESCINDIBLES (IV) NARRACIÓN DE ARTHUR GORDON PYM, de Edgar Allan Poe


por Marcus Polvoranca

Sucede con la música, con las películas; también con la literatura. Algunas obras desearía uno no haberlas leído aún para poder revivir el disfrute que se tuvo al abordarlas por primera vez.



Esa sensación maravillosa del descubrimiento, de identificación absoluta con una narración; de verse arrastrado por las páginas como si no hubiera nada a nuestro alrededor y que aquella noche cálida, plácida en mitad de una ciudad europea de finales del siglo veinte, segura, confortable ‒una noche de agosto, que fue cuando tuve el placer de leer Narración de Arthur Gordon Pym‒ se transformase en mi imaginación en la cubierta de un barco, y las peripecias de aquel personaje que todos los críticos han venido a identificar sin excepción con el propio autor, con Edgar Allan Poe, en el hilo a desenrollar que me llevaría a pasarme horas y horas leyendo hasta el amanecer, perdido completamente el