miércoles, 10 de abril de 2019

EL TRIÁNGULO DE LAS DESAPARICIONES DE BENNINGTON



No es ningún secreto que nos apasionan los triángulos misteriosos. Ya hemos hablado por aquí del archifamoso de las Bermudas, de otros menos conocidos como el del Dragón, en el Pacífico, o el de Alaska, en el extremo noroccidental del continente americano, y volvemos precisamente allí, a América, para traeros noticia de uno particularmente inquietante, posiblemente el que más chicha tiene que cortar de todos los que se conocen, se tienen registrados, y que es conocido como el triángulo de Bennington.


¿Qué relación existe entre los misteriosos fenómenos que se registranen este lugar y las desapariciones de varias personas en los años cuarenta?
(Fotografía de Skitterphoto from Pexels)

Se sitúa en el estado norteamericano de Vermont, casi en la frontera con Canadá. La verdad es que no sabríamos por dónde empezar, ya que sus misterios son innumerables.
Todos los artículos dedicados a él se centran, claro, en las desapariciones que han venido produciéndose durante los últimos años, concentradas en la década de los cuarenta del siglo XX ‒entre 1945 y 1950‒ que sacudieron los noticiarios de Estados Unidos de aquella época.
Excursionistas, guías de montaña, hasta un niño, desaparecieron sin dejar rastro alguno en un área circunscrita en torno al paraje conocido como Glastenbury Mountain...

miércoles, 3 de abril de 2019

EL GENIO ESOTÉRICO DE GÉRARD DE NERVAL




El más romántico de los poetas franceses, dicen los manuales. Extravagante, activo, viajero; precursor del movimiento surrealista; loco, suicida… Nacido en 1808, como todo buen artista que se precie abandona enseguida los planes familiares para iniciarse en una profesión respetable ‒la de médico‒ y se embarca desde joven en algunas arriesgadas aventuras literarias que le acaban arruinando tras el fracaso de una ambiciosa revista de creación.

Gérard de Nérval (1808-1855)

Dicen esos mismos biógrafos que su momento de mayor locura coincide con el momento de mayor clarividencia esotérica (eso último, en realidad, lo decimos nosotros).
Lee sobre astrología, quiromancia, Tarot, entre ingreso e ingreso en el hospital.
Termina viajando a Oriente, porque sabe que todo parte de allí.
Antes, ha conocido a Dumas, y a muchos otros iniciados ‒aunque la historia de la literatura quiera dejar este hecho a un lado‒ y comprende que ese mundo que es mucho más complejo que el que pueden ver los demás ‒aunque mucho más simple, en realidad‒ tiene un sentido; un sentido que se encuentra en las correspondencias
Sus obras están construidas en base a estas doctrinas. Quien lea Sylvie podrá escudriñar entre sus páginas el orden astrológico del Horóscopo; quien lea Aurelia podrá encontrar en ella los arcanos mayores del Tarot.
Podemos entender el Romanticismo como un movimiento que trata de romper las reglas, que intenta rasgar la camisa de fuerza del clasicismo, pero también, siguiendo la biografía de Nerval, como un intento de situarse bajo otro punto de vista y comprender que la realidad va más allá de un conjunto de reglas rígidas, previsibles...