miércoles, 17 de abril de 2013

EL ENIGMA DE LA PIRÁMIDE DE CUICUILCO




Corría el año 1920. Manuel Gamio, arqueólogo, paseaba por un descampado próximo a la Ciudad de Méjico –hoy engullido por las fauces de la metrópoli–, cuando se percató de la existencia de una colina redondeada, cuya forma le pareció más bien artificial. Dos años después, las excavaciones realizadas por él mismo y otro arqueólogo norteamericano revelaban al mundo uno de los mayores enigmas del pasado americano: la pirámide de Cuiculco.
La pirámide de Cuicuilco, con sus 8.000 años de antigüedad, supone uno de los mayores
retos para la Arqueología moderna.

Se trata de una pirámide de base circular, cuya forma, escalonada, parece el intento de un pueblo antiguo por imitar a la naturaleza. Un montículo redondeado similar a una montaña, donde subirse y poder rendir tributo a las estrellas.
Para desenterrarlo, hubo que quitarle de encima toneladas y toneladas de lava seca que la cubría por completo, producto de una antigua erupción. Era fácil datarla si se sabía, al menos, cuando quedó sumergida por las piedras candentes y la ceniza. El resultado de los estudios dejó perplejos a los arqueólogos. Según los análisis, aquella lava había cubierto la pirámide hacia ocho mil años. ¡Ocho mil años!
Desde luego, era una fecha que descuadraba todas las teorías. Los esquemas de los historiadores y arqueólogos se vinieron abajo. Era imposible una construcción de ese tipo en una época tan lejana, y sin embargo… La geología decía lo que decía.
La pirámide, hoy, sigue siendo un misterio. Habla de un pueblo remoto, que ya estaba avanzado cuando en el resto del mundo, que se sepa, la humanidad se dedicaba a recolectar y a cazar animales, poco menos que como salvajes.
Por supuesto, la ciencia oficial ha ignorado este dato y llevado a cabo todo tipo de triquiñuelas para adaptar la pirámide a sus exigencias. No pueden silenciar, además de los datos geológicos, otras curiosidades como los enormes bloques de piedra que tuvieron que ser alzados para construir la base del edificio. O los enterramientos que, como sucedía en Europa en el Paleolítico, fueron hallados en torno a la pirámide.
¿El Cuicuilco una prueba más de contactos, en el pasado, entre Europa y América?
Como siempre, será cuestión de encontrar ciertas pruebas que plantar ante las narices de los más reacios a reconocer la realidad...

2 comentarios:

  1. escribo desde cusco peru,y soy arqueologo,realmenta nadie imagina lo triste qu es la destrrruccion de estas maravillas,que solo son utilizadas para ganar dinero ,via turismo aca sufrimos lo mismo o peor aun, y nadad ni nadie puede hacer algo por salvarlas.realmente el hombre americano es mucho mas antiguo de lo que se sostiene,pero por experiencia a traves de mucho estudio se que hay intereses economicos,ideologicos,politicos,incluso lo mas importante racistas,que impiden el estudio y la conservacion de estas maravillas,en peru hay tambien restos arqueologicos antiquisimos muy parecidos,tal vez sean la misma civilizacion.

    ResponderEliminar
  2. vine a hacer una pregunta que me inquieta

    Es verdad que aparecieron artefactos egipcios de oro con el mitico escarabajo en cuicuilco?

    de ser asi donde puedo hallar mas informacion?

    ResponderEliminar