martes, 23 de julio de 2013

EL EXTRAÑO CASO DEL MISIONERO PEDRO RUIZ CALDERÓN



El Archivo de la Nación de Méjico, situado en la capital de aquel país, esconde uno de los episodios más extraños de la Inquisición, probablemente uno de sus secretos mejor guardados…
En enero de 1540, el Santo Oficio llevaba a cabo, en lo que entonces se llamaba Nueva España, el juicio contra Pedro Ruiz Calderón, un sacerdote misionero español que durante un tiempo había estado jactándose de todo tipo de poderes sobrenaturales. Entre otras cosas, aseguraba tener el poder de recorrer en un instante miles de leguas, pasearse de un continente a otro con un simple chasquido de dedos, o hipnotizar a personas, logrando anular su voluntad y hacer con ellas lo que quisiera.
Fray Juan de Zumárraga, uno de los más implacables inquisidores del Nuevo Mundo,
pareció pasar por alto los "pecadillos" de Ruiz Calderón.

Durante el juicio, el sacerdote explicó haber aprendido todo esto del mismísimo Diablo. Decía haber logrado descender por una cueva hacia lo más profundo de la Tierra y allí, en pleno Infierno, haber recibido clases del maligno.
Lo extraño de su historia no es haber dicho éstas y otras barbaridades. Tampoco que, en el ejercicio de sus actos diabólicos, se hubiera excedido con algunas mujeres.
Lo que más llama la atención del caso es que la Inquisición, que en aquella colonia española estaba comandada por entonces por el implacable fray Juan de Zumárraga, le condenara a una pena que, en comparación con sus “delitos”, nos parece hoy en día más bien ridícula.
Ruiz Calderón fue, según se desprende de la sentencia, condenado a regresar a España. Se le prohibió ejercer como sacerdote un par de años, y nada más.
Cualquier estudioso sensato dirá que quizá no fue más que un intento de tapar un escándalo de proporciones inmensas. De aquella forma, se evitaba darle mayor publicidad al asunto.
Otros, menos conformistas, preferimos ir más allá.
¿Y si lo que contaba Ruiz Calderón era cierto? ¿Y si sus poderes quedaron demostrados, de alguna forma, y se le hizo regresar a España para que los más importantes estudiosos de la época pudieran aprender de él?
No olvidemos la época, pleno Renacimiento…
Y el dato de que de Ruiz Calderón poco más se llegó a saber…

No hay comentarios:

Publicar un comentario