martes, 14 de enero de 2014

EL MISTERIO DE LOS SUBMARINOS NAZIS PERDIDOS, Y LOS SECRETOS DE LA ANTÁRTIDA (II)


La Antártida, como todos sabemos, es uno de los lugares más extremos del planeta. Gran parte de su extenso territorio sigue aún sin explorar y, junto a la selva amazónica, o los grandes desiertos de África, o de Asia, sirve de escenario perfecto para toda clase de especulaciones y leyendas.
Los nazis llamaron Nueva Suabia al territorio de la Antártida que exploraron en una
de sus primeras expediciones al continente helado...

Una de las más interesantes es la que nos habla del destino secreto de Hitler y sus secuaces tras la II Guerra Mundial.
Como ya avanzábamos en la segunda parte de este artículo, el apresamiento de varios submarinos tras la rendición alemana ha hecho, desde entonces, que mucho investigadores apunten a la posibilidad de que los nazis pudieran haber construido alguna especie de base secreta en algún punto desconocido del sur del planeta.
¿Por qué la Antártida?
Bueno. Parece ser que científicos y militares nazis llevaron a cabo diversas expediciones secretas hacia el continente helado de las que no se quiso, en su momento, hacer demasiada propaganda. Se ha hablado de determinadas investigaciones que tenían como objetivo desarrollar tecnología que pudiera soportar temperaturas extremas por debajo de los cero grados, y hay leyendas acerca de lugares templados en mitad de los hielos perpetuos, los glaciares y las cadenas montañosas inexploradas.
¿Pudo ser que la última batalla de la II Guerra Mundial se librara entre los hielos de la Antártida?


Como asegura el investigador José Lesta en su imprescindible El enigma nazi (Edaf, 2003), cabe preguntarse qué llevo a tantas naciones aliadas, capitaneadas por el ejército de EE.UU., a lanzarse sobre la Antártida tras la gran guerra, con expediciones de enorme magnitud que acabarían abruptamente, sin demasiadas explicaciones, tras haberse perdido en el curso de varias semanas algunos aviones, y barcos…

Más sobre OVNIS nazis y la batalla de los hielos:



No hay comentarios:

Publicar un comentario