miércoles, 10 de abril de 2019

EL TRIÁNGULO DE LAS DESAPARICIONES DE BENNINGTON



No es ningún secreto que nos apasionan los triángulos misteriosos. Ya hemos hablado por aquí del archifamoso de las Bermudas, de otros menos conocidos como el del Dragón, en el Pacífico, o el de Alaska, en el extremo noroccidental del continente americano, y volvemos precisamente allí, a América, para traeros noticia de uno particularmente inquietante, posiblemente el que más chicha tiene que cortar de todos los que se conocen, se tienen registrados, y que es conocido como el triángulo de Bennington.


¿Qué relación existe entre los misteriosos fenómenos que se registranen este lugar y las desapariciones de varias personas en los años cuarenta?
(Fotografía de Skitterphoto from Pexels)

Se sitúa en el estado norteamericano de Vermont, casi en la frontera con Canadá. La verdad es que no sabríamos por dónde empezar, ya que sus misterios son innumerables.
Todos los artículos dedicados a él se centran, claro, en las desapariciones que han venido produciéndose durante los últimos años, concentradas en la década de los cuarenta del siglo XX ‒entre 1945 y 1950‒ que sacudieron los noticiarios de Estados Unidos de aquella época.
Excursionistas, guías de montaña, hasta un niño, desaparecieron sin dejar rastro alguno en un área circunscrita en torno al paraje conocido como Glastenbury Mountain...


No es una zona cualquiera, ni mucho menos. Las leyendas en torno a los extrañísimos fenómenos naturales que se producen en ella vienen de lejos. Los antiguos nativos de la zona ya fijaban su atención en ella considerándola maldita, por creer que los vientos procedentes de los cuatro puntos cardinales se daban cita en ella en una lucha misteriosa y eterna, llena de evocaciones malignas. Hay avistamientos de extraños seres que algunos vinculan con el Bigfoot, pueblos fantasmas tocados por la desgracia, rumores acerca de extrañas luces en el cielo ‒OVNIS‒ y por supuesto, la sospecha de que algún tipo de asesino en serie haya podido operar allí durante la oleada de desapariciones antes comentada.

Las antiguas leyendas indígenas apuntan a misteriosos fenómenos
naturales vinculados a este lugar...

El hecho es que la propia naturaleza ‒la real, la constatada, la que no necesita tirar de la imaginación‒ ya nos habla allí de fenómenos extrañísimos, que hacen crecer las plantas siguiendo patrones «antinaturales» que ya de por sí bastan para desorientar a quien se adentra por sus bosques. La meteorología es enormemente variable; hay numerosos pozos de minas sin cerrar que se ocultan bajo la espesura de la vegetación y que, según los escépticos, podría estar detrás de esas desapariciones porque uno puede caer en ellos fortuitamente sin que nunca jamás pueda volver a ser rescatado.
Eso, evidentemente, no explica toda la fenomenología. No explica los extraños sonidos que muchos atestiguan haber oído al penetrar en el bosque, las luces, los olores… El hecho de que uno de los cadáveres ‒el de Frieda Langer, desaparecida mientras hacía excursionismo con unos amigos en 1950‒ apareciera poco después en avanzadísimo estado de descomposición en una zona que ya había sido rastreada previamente, o algunas de los fenómenos que han tenido lugar recientemente, y que añaden aún más misterio a la actividad extraña de la zona.
Es el caso registrado por un periódico local ‒y que encontramos citado en la página LISTVERSE‒, donde el excursionista Robert Singley ‒según se nos dice, experimentado y acostumbrado a la vida en la montaña‒ sufrió una extraña experiencia en aquel lugar que le llevó a verse, primero, envuelto en una extraña niebla mientras caminaba, que le llevaría después a perderse para, finalmente, vivir misteriosas alucinaciones que le harían verse rodeado de huesos ‒huesos que confundía constantemente con palos con los que trataba de hacer fuego‒ en una situación que él achacaría a la sugestión, al cansancio y a la oscuridad, pero que desde luego ‒y muchos estaréis de acuerdo conmigo‒ recuerda a las historias más macabras de Poe, o de Stephen King

No hay comentarios:

Publicar un comentario