jueves, 23 de febrero de 2017

EL SANTO GRIAL EN ISLANDIA: TEMPLARIOS, DANTE, BOTTICELLI Y DA VINCI EN EL HIELO


por Marcus Polvoranca

Estos días, releyendo a Julio Verne y su Viaje al centro de la Tierra, me llega por otro lado ‒a través de una de esas sincronicidades que, digan lo que digan, tutelan de alguna manera nuestro destino‒ una información que no me resisto a seguir y comentar y que, de una manera bastante sugerente, ligan la tierra que protagoniza el relato de Verne ‒Islandia‒, el renacimiento artístico italiano, y la reliquia ocultista más buscada de todos los tiempos...


Se trata de una investigación llevada a cabo desde hace unos 15 años por el ingeniero y criptógrafo italiano Giancarlo Gianazza, una especie de protagonista de El código Da Vinci que, a través del estudio de obras pictóricas de artistas del renacimiento italiano como Da Vinci, o Botticelli, y de la Divina Comedia de Dante, dice tener más o menos claro que el Santo Grial, la gran reliquia del paganismo y la cultura judeocristiana buscada por el hombre desde hace siglos, podría encontrarse en Islandia.
Parte, como hemos dicho, del análisis de varios cuadros como La primavera, de Botticelli, o La última cena, de Leonardo. Cree ver en ellos rastros de símbolos que aluden a fechas ‒en el caso de La primavera, concretamente de una fecha ligada a la alineación de determinados astros entre 1289 y 1349‒ y de varios lugares del planeta, entre los que se sitúa el interior de Islandia.
Para él, el significado de estas claves es que ambos artistas ‒Leonardo y Botticelli‒ pertenecieron en su momento a una sociedad secreta ‒en esto, el italiano no es muy original‒, a la que también habría pertenecido Dante, y cuyo objetivo era proteger el secreto oculto en Islandia, ni más ni menos que la ubicación de la reliquia.
En la Divina Comedia ‒explica Gianazza‒ se hallan numerosas claves e incluso se hace alusión de forma indirecta a un lugar que existe realmente en Islandia, una especie de anfiteatro natural donde, a decir de Dante, se halla una piedra en forma de trono, que bien podría tratarse del Grial, o del lugar en el que éste se halla.

¿Esconden las bellas y sugerentes tierras de Islandia el secreto del Santo Grial?

Tira el italiano ‒el investigador‒de documentos históricos islandeses para tratar de probar la presencia templaria en la remota isla. En concreto, habla de un manuscrito que refiere la presencia en el año 1217 de un grupo de ochenta caballeros procedentes del sur, todos ataviados de la misma manera, que habrían apoyado la elección del líder islandés de la época ‒a decir de Gianazza‒ a cambio de que éste les dejara ocultar allí su tesoro.
La historia, claro, recuerda a los múltiples elementos ya clásicos de la leyenda del Grial, que entronca con aquellas leyendas nórdicas que tanto atrajeron a los nazis y que situaban en una isla del mar del norte la mítica Thule, la tierra de los elegidos.
Se trate de algo real, de algo imaginado o simplemente pergeñado como una estrategia de generar negocio mezclando diferentes elementos del misterio, lo cierto es que la historia atrae, lo mismo ‒o casi lo mismo‒ que la que nos contaba Verne hace ya tantísimo tiempo en la novela a la que hacía alusión al principio.
El bello paisaje de Islandia, su carácter salvaje; el contraste de tono con el renacimiento italiano, Dante, Da Vinci, los templarios y, por supuesto, el Santo Grial, son elementos que no me perdería por nada del mundo. Aunque en ocasiones, a lo largo de esta historia en concreto, las cosas estén traídas un poco por los pelos.

Será cuestión de ver el documental que, al parecer, se ha rodado sobre todo este asunto…

No hay comentarios:

Publicar un comentario