martes, 11 de noviembre de 2014

ENTREVISTA A LUIS JORGE SALINAS, EXPLORADOR E INVESTIGADOR DEL "CHUPACABRAS"

Luis Jorge Salinas, explorador e investigador argentino especializado
en el misterioso "chupacabras".

Luis Jorge Salinas es explorador e investigador de uno de los fenómenos más inquietantes del mundo del misterio, el chupacabras. Al contrario que muchos, ha tenido la suerte de ver en directo a este mítico ser que, en su opinión (avalada por años de estudio y pesquisas) no sería otra cosa que un animal prehistórico que la ciencia entiende por extinguido, pero que para él sigue, como suele decirse "vivito y coleando"... Un caso típico de fenómeno misterioso al que la ciencia y la investigación científica convierte en algo más misterioso de lo que era a priori...

P. En primer lugar, nos gustaría agradecerle el que haya tenido la amabilidad de dedicarnos su tiempo. Y para empezar, ¿cómo le gusta definirse? ¿Cómo explorador, como investigador, quizá criptozoólogo? 
R. Un poco de cada uno, todo en condición de aficionado a partir de verificaciones oculares propias, incluso confieso que de joven era muy escéptico y me reía de los supuestos testigos.

P. Usted pasa a convertirse en investigador de fauna extinta a través de una experiencia personal, ¿no es así? Háblenos un poco de esa experiencia, de esa “extraña manada que vio en aquella ocasión por el Amazonas?
R. Sí, investigo sobre fauna “considerada” extinta, más exactamente, sobre perezosos gigantes de mediano porte, mamíferos que se supone se extinguieron en la última glaciación. Digo “se supone” pues pensar que se hayan extinguido es un gran error que sólo dos científicos –con cien años de diferencia entre ellos– se han animado a refutar. Se trata concretamente del paleontólgo argentino Florentino Ameghino, que en 1898 sugirió la supervivencia de esta especie, y del biólogo David Conway Oren, actual consejero de biodiversidad del gobierno del Brasil, que recolectó más de 200 testimonios de los países que circundan el Amazonas. Yo tuve más de 20 avistamientos, lo que me permitió ver claramente la especie más evasiva que jamás se ha conocido hasta ahora. Estos animales se mueven en manadas o grupos familiares pero distantes entre sí, siguiendo sus olores, e incluso identifican otras especies incluyendo el olor de los humanos, lo que los hace perfectamente evasivos.
Tuve que hacerme aficionado a la paleontología de los mamíferos del cuaternario para poder llegar a la especie con las características avistadas. En verdad que fue algo que modificó mi forma de ver la fauna y la evolución de ésta.
En mi blog cualquiera puede descargar gratuitamente el pdf de mi libro testimonial “Amazonas:¿Pleistoceno Park?” en el cual relato detalladamente las vivencias y posteriores expediciones en busca de evidencias.
  
P. Según su teoría, ese extraño ser, extinto para la ciencia aunque muy vivo en el folklore de quienes habitan la Amazonia, estaría vinculado a las leyendas sobre el mapinguarí, el lobizón, e incluso el legendario y enigmático “chupacabras”. ¿Qué pruebas tiene de eso? ¿Cómo llega a esa conclusión? Suponemos que cuenta con vídeos, testimonios...
R. El hecho práctico de visualizar claramente y varias veces una especie desconocida da al testigo una imagen inconfundible que, acompañada con información paleontológica, permite posteriormente interpretar incluso avistamientos ajenos, de otras personas, que describen con asociaciones mitológicas o denominaciones periodísticas que circulan y enumeran casos por distintas áreas y países. Así, se puede dar cuenta de que los parecidos descritos no son tan lejanos aún en los críptidos de America del norte (sasquatch o bigfoot) que se asocian a homínidos gigantes erróneamente, dado que no existe evidencia paleontológica que lo respalde, pero los más de 3300 testimonios indican claramente una población de animales con cualidades bípedas, como los perezosos gigantes que poseen ambas –bípedos y cuadrúpedos–, más un gran respaldo paleontológico de dispersión continental hasta muy reciente en el tiempo. Los avistamientos de animales definidos de diferentes maneras en los diferentes países hacen parecer que unos no tengan relación con los otros, pero esto no es así: nahuales, huey chivo (Mexico), dogman, wolfman ,wendigo, skunk ape o swamp best (EE.UU.), cipitio, sismite ,cadejo, bacá, ciguapa (Centroamerica), chupacabras, yeti del yunque, comecogollos, guije,  loogaroo, galipote (islas mayores del Caribe), Lobizon ,lobisomem ,luiso, almamula, pombero, ucumar, chullachaque, talon yovai,wekufe,capelobo, etc (sudamerica) y cien denominaciones más ,que como dije nos confunde a creer y pensar en una diversidad critozoologica, siendo que en verdad son cuatro o cinco géneros de una misma especie con variables de tamaño.Aunque las imágenes de fauna oculta generalmente no son muy claras, parecen revelar ciertas similitudes, por ejemplo, en los cráneos observados que podemos ver a continuación:


generos desconocidos
Imágenes de diferentes avistamientos de "chupacabras"
Y no hay que olvidar lo último, los ataques a personas, esporádicos y casuales aunque reales, que pueden comprobar en mi blog:

P. De modo que la respuesta al mito del chupacabras estaría en un ser que se esconde detrás de todos esos nombres...
R. Claro. Piensa que la denominación "chupacabras" es reciente, de 1985, y que fue generada en Puerto Rico por un periodista, pero las mutilaciones y avistamientos ya existían desde los tiempos de los nativos tainos en la isla. Las islas mayores caribeñas eran en el pasado un istmo de Venezuela que los cambios geológicos produjeron tal separación. Pero ciertos géneros de perezosos gigantes provenientes del sur (amazonas venezolano) llegaron a habitar desde mucho antes de esa separación; Por eso las islas cuentan con el mejor  y más reciente registro paleontológico del continente de tan solo 3000 años antes del presente, con una convivencia con los primeros humanos de más de 1500 años ,considerando erróneamente que éstos los han extinguido..!

P. ¿Qué respuesta han encontrado sus estudios en la comunidad científica? ¿Hay voluntad de seguir investigando, o nota cierto rechazo, como ocurre siempre en torno a estas cuestiones?
R. En los años que llevo investigando debo haber contactado más de 1500 científicos de diferentes países, y sólo un puñado ha dado señales de consideraciones positivas; el resto se aferra al método, exigiendo evidencias palpables que en realidad ellos deberían buscar... Es deprimente.
Huella y ataque de "chupacrabras" registrado en Costa Rica.
P. ¿Cree en la existencia de más especies de este tipo a lo largo del mundo? Perdónenos si somos demasiado ingenuos, pero, ¿qué credibilidad le da a usted, un investigador serio, como creemos que es, a leyendas como la del monstruo del lago Ness, o a la del Yeti o el Bigfoot?
R. ¿Por qué no? Las teorías son una cosa, pero la práctica es otra y si nativos o lugareños, en diferentes partes, tienen coincidencias en los relatos, seguramente algo ocurre. Conozco personas que buscan al mokele mbembe en Africa, o al yowie, en Australia, y son respetables y dedicados. Lógicamente también existen los otros… los farsantes.

P. Por último (no queremos quitarle más tiempo) diga lo que le plazca, probablemente quería que le preguntáramos algo en lo que no hemos caído, y queremos brindarle la oportunidad de comentar lo que sea.
R. Tengo el apoyo de Proyecto Gran Simio España, quienes me han solventado alguna expedición y comprado cámara trampa. También del afamado biólogo de la tv de Brasil Richard Rasmussen, y del también biólogo Pat Spain quien grabó la vocalización de esta especie. Recientemente, además, fui invitado por BFRO (Finding Bigfoot – Animal Planet) a participar en su primer capítulo sudamericano sobre el mapinguari del amazonas para finales de noviembre.

P. Perfecto, pues muchas gracias de nuevo, Luis Jorge, ha sido un placer.
R. El placer ha sido mío.

Más información sobre el Mapinguarí y otros seres "fabulosos" del Amazonas:









No hay comentarios:

Publicar un comentario