jueves, 9 de enero de 2014

EL MISTERIO DE LOS SUBMARINOS NAZIS PERDIDOS, Y LOS SECRETOS DE LA ANTÁRTIDA (I)



Todo comienza en 1945, pocos meses después del fin de la guerra. Un submarino alemán aparece frente a las costas de Mar de Plata, en Argentina, con una tripulación de marineros exhaustos, después de una inmersión de demasiados días bajo las aguas del océano…
¿Hacia dónde se dirigía aquel extraño submarino que fue apresado en mitad del Atlántico
por las autoridades argentinas meses después de la guerra?

Según se cuenta, eran todos muy jóvenes. Incluido el principal oficial, de apenas 25 años. Al parecer, habían iniciado su travesía en la lejana Noruega, con instrucciones de seguir una ruta, por el Atlántico, hacia el sur. Apenas llevaban armamento, y sí muchos víveres. También un gran cargamento de tabaco, algo muy extraño teniendo en cuenta que en un submarino no se puede fumar, y que, de hecho, no había un solo fumador entre los miembros de la tripulación.
¿Qué extraña misión estaban cumpliendo aquellos hombres?
El apresamiento, poco después, de otro submarino alemán por la flota argentina, iría aclarando las cosas.
La tripulación era también muy joven; sus circunstancias, similares; y sus intenciones, o su destino, aparentemente muy parecido…
Algunos investigadores han creído ver en ello indicios de un intento desesperado del Reich por trasladarse, ante la inminente derrota, hacia una base oculta en algún punto del planeta.
Aseguran que los dos submarinos perdidos podrían ser parte de un convoy sumergido capitaneado por alguno de esos U Boot clase XXI, submarinos capaces de alcanzar velocidades récord bajo el agua, y de permanecer sumergidos durante meses.
¿Podría ser que Hitler no hubiera muerto, tal y como reflejan los libros de Historia,
y que tras la guerra hubiera huido hacia alguna base secreta...?

Parece ser que aún no se ha explicado el destino de 100 de los 120 de estos aparatos que se construyeron durante la guerra.

¿Hacia dónde se dirigían? ¿Era hacia alguna base situada en una isla desierta, como se ha especulado? ¿Hacia el interior de la selva amazónica, como defienden algunos autores? ¿O hacia la Antártida, para muchos, el último refugio de Hitler y los suyos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario