jueves, 5 de septiembre de 2013

EL ENIGMÁTICO MAPA DE PIRI REIS



Su color es el suave marrón de la piel de la gacela. Representa costas, rutas, vientos, dibujos fascinantes sobre algunas cosas que se hallan en los lugares de los que da testimonio. Es, probablemente, el mapa conocido más fascinante y enigmático de la historia…
El mapa de Piri Reis sigue fascinando e inquietando a los expertos y amantes del misterio.

Elaborado en 1513 por el almirante turco Piri Reis, incluye algunos territorios que por entonces, en teoría, no se conocían. Se supone que está basado en los mapas de Colón, pero representa América extendiéndose hacia el Sur, hacia la misma Patagonia, de la que por entonces no se sabía nada…
Su misterio arranca en 1929, cuando fue descubierto en Estambul, en el palacio de Topkapi, por un grupo de investigadores. Las malas lenguas se apresuraron entonces a sugerir un posible fraude, algo que parece totalmente descartado (aunque aún hoy, las autoridades turcas sigan empeñadas en no mostrarlo en público).
El hecho es que, tras la primera impresión, el mapa no suscitó demasiado interés entre los expertos. Y eso a pesar de sus muchos misterios.
¿Contaron Cristóbal Colón y Piri Reis con las mismas misteriosas fuentes? ¿Sabían ambos
de la existencia de un continente más allá de las Columnas de Hércules?

Algunos investigadores han descubierto que ciertos territorios representados en el mapa corresponden a líneas de costa sumergidas, que podrían haber estado por encima del nivel de los océanos allá por el final de la Era Glacial. También que el continente que aparece en la parte inferior del mapa corresponde, en gran medida, a la actual Antártida, una porción del globo de la que en época de Piri Reis no se tenía ni idea. A no ser que tengan razón quienes defienden que los chinos habrían bordeado sus costas en el mítico viaje de 1421
El caso es que, como en otros enigmas de la Historia, un objeto extraño revela una verdad que los académicos se niegan a aceptar. Es el hecho de que, en el pasado, los pueblos estuvieron más en contacto de lo que tendemos a suponer. Los hombres se movieron por el mundo con mayor facilidad de la que sospechamos, y su conocimiento del mundo, por consiguiente, debía ser muy completo. El mapa de Piri Reis lo demuestra. Como lo demuestra, también, la alegría con la que Colón se adentró en el Océano, tocó tierra en el Nuevo Mundo, y luego regresó a Europa por una ruta que jamás nadie había recorrido.

Pero eso es parte de otro relato… ¿O quizás no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario