miércoles, 7 de noviembre de 2012

LA VISITA DE HIMMLER A MONTSERRAT


Para un buscador de reliquias como era Heinrich Himmler, España era una visita obligada. El tipo, conocido mayormente por sus crímenes contra la humanidad, era un fiel creyente en el poder sobrenatural de objetos como el Santo Grial o la Lanza de Longinos, y dedicó gran parte de su carrera como dirigente nazi a encontrarlos.
Himmler (en la imagen, su máscara mortuoria) viajó a España no sólo para preparar el encuentro entre Hitler y Franco, también trató de encontrar pistas de la localización del Santo Grial.

Hacia finales de octubre de 1940, Himmler aprovechaba su viaje a España para preparar el encuentro entre Franco y Hitler –que tendría lugar en Hendaya el día 23 de ese mismo mes–, visitando algunas ciudades precisamente vinculadas a estas leyendas. Las crónicas hablan de visitas a San Sebastián, Burgos y Toledo, para finalmente terminar en Barcelona. El jefe de las SS quería pisar el monasterio de Montserrat, vinculado, según algunas leyendas, al mítico Montsalvat, lugar en el que al parecer podría estar oculto el Santo Grial.
Fue aquélla una visita extraña, llena de curiosidades. Como ejemplo, el hecho de que fuera un monje, y no alguno de los abades superiores del monasterio, quien recibiera al líder nazi. Por lo visto, los abades querían así protestar por el trato que el régimen de Hitler estaba dando a los católicos en Alemania.
Himmler, por su parte, rechazó una visita guiada por el monasterio, aclarando que su interés por el lugar estaba más relacionado con “la naturaleza” que con las piedras, según las palabras con las que el general Karl Wolff –muy vinculado también al interés nazi por el Grial– se habría dirigido al monje Ripoll, encargado de la visita.
¿Se encuentra en Montserrat el Santo Grial de la leyenda?

Esa naturaleza a la que se referiría Wolff bien podrían ser las cuevas que se encuentran diseminadas por el entorno del monasterio, y que aún hoy siguen siendo un misterio. Según José Lesta, que cita en su obra “El enigma nazi” al investigador Ernesto Milá, durante la estancia de Himmler en Barcelona, el servicio secreto inglés podría haberse hecho con un maletín que el líder nazi podría haber llevado consigo a España, y que podría contener información precisa sobre la localización de la reliquia. Parece una teoría descabellada –sobre todo porque obliga a asumir que una información tan valiosa habría sido, de alguna forma, descuidada por los nazis, tan estrictos y rectos en estos asuntos–, pero llena, en cualquier caso, de encanto.
Que Montserrat es –como ocurre con Montsegur– un lugar mágico, no hay quien lo dude. Que los nazis buscaron con interés el Santo Grial, tampoco. Que la reliquia pueda seguir en alguna de las cuevas existentes en el entorno del monasterio, es algo con lo que, de momento, sólo podemos fabular.
Y respirar, al menos, tranquilos, porque siga oculto y no en poder de alguien tan siniestro como Himmler.


Más sobre Himmler, Montserrat y la búsqueda nazi del Grial:

2 comentarios:

  1. que mania con buscar el gral incluso hoy, hasta que aparezca otro, el unico y verdadero esta en Valencia España

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tal vez hubiera dicho el padre Ventura, eso podría ser cierto en caso de que diéramos por hecho que el Grial sea algo físico, un objeto...
      Uan saludo!

      Eliminar