miércoles, 14 de noviembre de 2012

EL ENIGMÁTICO VIAJE DE MARTÍN ALONSO PINZÓN A ROMA




El investigador cántabro Mariano Fernández Urresti tiene un libro titulado Colón, el almirante sin rostro, que llena de interrogantes la vida de uno de los personajes más relevantes de la historia de Occidente.

Ya se ha hablado por aquí de las vinculaciones que muchos investigadores encuentran entre Colón y los templarios pero, ¿qué hay de Martín Alonso Pinzón, figura clave en el “Descubrimiento”?
En su libro, Urresti da cuenta de un enigmático viaje que el marinero onubense habría hecho a Roma meses antes de enrolarse en la aventura colombina. Al parecer, habría visitado el Vaticano y, en concreto, su biblioteca. De allí se habría traído, además, una serie de misteriosos papeles.
El caso es que Pinzón hace cambiar la suerte de Colón, y facilita a éste, en gran medida, la consecución de su gesta. Con su ayuda, se hace posible reunir las tres embarcaciones que posteriormente realizarían el viaje. Contratar a buenos marineros, pertrechar debidamente las naves. Luego, durante la aventura, surgirían tensiones entre Colón y él, que acabarían con un distanciamiento entre ambos, e incluso el que las embarcaciones de cada cual terminasen por llevar rumbos distintos. De hecho, aunque antes de volver a la Península volverían a reunirse, una y otra llegarían por separado.
Pinzón es una figura clave en el enigma, tanto o más que Colón. La rivalidad entre ambos recuerda mucho a la que se libró entre Magallanes y Elcano, dos excelentes marinos en lucha por hacerse con la gloria. Hubo testigos, tras el descubrimiento, que quisieron darle todo el mérito de la gesta a Pinzón, en contra de lo que ha quedado para la Historia.
Quizá la verdad esté más allá de cualquiera de ellos. Quizá la clave esté en los papeles que Pinzón se trajo de Roma, o quizá no. Quizá en los misteriosos hombres blancos ataviados con túnicas del mismo color, que los descubridores encontraron entre los indígenas, o en los inquietantes objetos occidentales que han ido apareciendo por el Nuevo Continente, y que estaban allí antes de la llegada de las tres carabelas.

Hombres del cielo, dijeron los indios al ver a los conquistadores.
¿Realmente alguna vez habían visto a alguien llegar desde allí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario