viernes, 26 de octubre de 2012

TREVOR RAVENSCROFT, WALTER STEIN Y LA LANZA DEL DESTINO


En 1973 Trevor Ravenscroft, un veterano de la Segunda Guerra Mundial aficionado al ocultismo y al misterio, publicaba un libro que rápidamente se convertía en superventas, y que abría nuevas líneas de especulación en torno al nazismo y su relación con el esoterismo.
En particular, hablaba sobre la Lanza Sagrada o Lanza de Longino, la lanza con la que, según la tradición cristiana, un soldado romano habría penetrado el costado de Cristo durante la crucifixión. Se trataría de una reliquia de poder, capaz de hacer invencible a su poseedor.
Ravenscroft, evocando las supuestas confesiones de Walter Stein, un filósofo austriaco especialista en el Grial (e iniciado en la magia) que habría trabajado para la inteligencia británica, sugiere que, gracias a la lanza, los alemanes habrían obtenido sus primeras victorias durante la guerra, mostrándose invencibles ante el enemigo. También que los aliados, en parte por las informaciones transmitidas por el propio Stein, se habrían precipitado a contrarrestar, reuniendo a un grupo de magos, éstas y otras tácticas ocultistas de los nazis para, finalmente, conseguir ganar la guerra.
Todo esto parece una película de Indiana Jones, cuanto menos, y en parte parece ser así. ¿O no?
El caso es que investigadores posteriores han acusado a Ravenscroft de farsante. Niegan, por ejemplo, que en algún momento llegara a conocer personalmente a Stein, que sí que existió. En una entrevista, el propio Ravenscroft habría asegurado que sus conversaciones con éste se habrían producido a través de sesiones espiritistas. No parece el medio más habitual para hacer entrevistas, pero en fin… cosas más raras se han visto.
¿Reveló realmente Walter Stein a Trevor Ravenscroft la existencia de una "guerra oculta" entre nazis y aliados?

El caso es que, sea verdad o mentira lo que cuenta en The Spare of Destiny (el libro de Ravenscroft, que en España se publicó en su momento como Hitler: la conspiración de las sombras) es un asunto muy divertido. Recuerda, como ya se ha dicho, a las tramas de la saga Indiana Jones. ¿Quién no disfruta imaginando que hubo realmente una guerra secreta entre magos de ambos bandos? ¿Que Churchill trató de convencer a Roosevelt, más escéptico, para formar un grupo esotérico para vencer a Hitler? ¿Quién no está dispuesto a pasarse una tarde lluviosa, frente a la chimenea, escuchando estos relatos? Al fin y al cabo, son inofensivos. No como otros, de guerras preventivas y armas de destrucción masiva que finalmente resultan ser igual de fantasiosas, pero que generan, en cambio, muertos reales, víctimas de carne y hueso. 
Y en cualquier caso, siempre queda abierta la puerta de la duda. El nazismo y todo lo que le rodea sigue lleno de misterios. Como el propio Ravenscroft afirma en la introducción de su libro, es difícil asumir las barbaridades que se cometieron por parte de aquellos líderes sanguinarios. Ni siquiera ahora, tantas décadas después, resulta sencillo asumirlos.
Esperemos, en cualquier caso, que reliquias como la lanza no vuelvan a ser talismanes de las fuerzas oscuras, y se queden reposando, tranquilas, en las salas de los museos. 

2 comentarios: